3 de diciembre de 2017

El desafío de los 30 días: Día 3

Puntos de experiencia por interpretación, ¿qué te parecen?

Esta la puedo contestar tipo test de autoescuela: sí, siempre. Me acostumbré a asignar los puntos de experiencia a mis jugadores con la Guía del Dungeon Master de AD&D 2ª edición. En uno de los cuadros azules aparecía la regla opcional de recompensas individuales: por tener una idea inteligente, una idea que salve al grupo, por animar al resto de jugadores a participar, por interpretar bien al personaje incluso en su propio perjuicio.

Por tanto, para mí es completamente natural otorgar cierta recompensa a los jugadores que, digamos, se han esforzado en hacer la experiencia o la inmersión más completa para todos. O visto de otro modo: si yo me afano en hacer cierto teatro (mínimo) con las voces y personalidades de los PNJs, puedo esperar también un poco de esfuerzo por su parte, ¿no?

También tengo jugadores de estilo más "tiradados", que suelen dispersarse un poco cuando se suceden los momentos de interacción social. Prefieren un estilo más guiado de forma que no se pierda demasiado tiempo investigando y se pueda ir más a tiro hecho.

Obviamente, en el reparto de puntos de experiencia, tenemos las categorías clásicas como enemigo vencido, lanzar conjuros, obtener piezas de oro, etcétera, pero a mí siempre me gusta asignar ciertos premios por:

  • Interpretación (hablar, actuar, voces)
  • Interpretar correctamente combates y habilidades (salirse un poco del anodino: ataco con arco)
  • Utilizar bien y de forma adecuada las habilidades
  • Ideas interesantes (para el avance de la trama, giros audaces)
  • Resolver puzzles o evitar trampas
  • Diversión propia y colaborar en la de los demás
Y una cosa que no he llegado a hacer nunca pero sí me he planteado en ocasiones es penalizar a los que están demasiado pendientes del teléfono móvil durante la partida.