1 de noviembre de 2014

El desafío de los 30 días: Día 1

No sé hasta dónde llegaré con el desafío ni si conseguiré llevarlo al día pero tenía la espinita clavada desde el año pasado y éste por lo menos podré decir que lo intenté. Si estás leyendo esto es porque más o menos sabes en qué consiste el mencionado desafío. Si no, haré una introducción lo más breve posible.

En algunos blogs de lengua inglesa, el año pasado llevaron a cabo el Dungeons & Dragons 30-day challenge, que consistió en contestar a treinta preguntas definidas de antemano, cada una un día del mes. Los amigos de Trasgotauro importaron la idea que tuvo bastante buena acogida y este año han decidido repetir la experiencia.

Día 1

  • En la red existen muchos jugadores de rol y cada vez nos vamos conociendo más unos a otros, ya sea por foros, Google+, podcasts, videopodcasts, etc. Con algunos ya has coincidido pero, con qué rolero que no has jugado nunca te gustaría jugar? ¿Por qué?

Pues afortunadamente yo soy asiduo de las LES desde 2011 si no recuerdo mal. Cada edición la espero con más ilusión que la anterior y también, aun a pesar de la atmósfera asfixiante, paso allí más horas. Además de esto, los compañeros roleros de Madrid tuvieron a bien acogerme en sus no-tan-secretas reuniones de la SGRI. Por tanto, he tenido la suerte de jugar con gente de merecida fama en el mundillo.

Y por fortuna también conozco a Carlos de la Cruz desde hace muchos años. La primera vez que estuve en su habitación casi me caigo de culo al contemplar las estanterías repletas de rol, y eso que no tendría ni un tercio de los libros que ahora atesoramos. Este contacto me ha permitido disfrutar de gestas tan épicas como La aventura del Mar y su precuela FATE, La Gran Campaña de Pendragon y la campaña de El Guardián Oscuro (patente pendiente).

He jugado con Pedro Gil a Aventuras en La Marca del Este (como no podía ser de otro modo), con José Manuel Palacios a su Héroes, con Rodrigo García Carmona a La Puerta de Ishtar (aunque curiosamente no dirigía él), con Maese Calaboso a Rol Negro, con Bester Brainstormer a D&D cuando aún se llamaba Next, con Erekíbeon Barbagrís en Mystara, con Álvaro Loman a El fin del Mundo, con Juan Castela a Embelyon... Y que me perdone aquél al que haya olvidado mentar.

Pero el que se me ha escapado ya un par de veces por unos motivos o por otros es Ismael Díaz Sacaluga con su Dreamraiders bajo el brazo. Así que ésa es la celebridad que tengo pendiente, más que nada porque experimentar un juego tan alejado de lo convencional ganará enteros de manos de su propio autor y no se me ocurre mejor presentación.

Hasta el próximo día. No olvidéis rolear.