2 de noviembre de 2014

El desafío de los 30 días: Día 2

Día 2

  • ¿Cuál ha sido tu mejor sesión? ¿Por qué?
Esta pregunta se me antoja complicada. Porque si escojo una en la que el director de juego era yo, puedo pecar de pretencioso y tampoco creo que haya conseguido nunca un elevado nivel de épica en mis partidas. Es más, mi grupo y yo llevamos jugando juntos una buena cantidad de años pero contando el número de partidas, sesiones o campañas tampoco nos salen tantas.

Sí que resulta grato, con el paso de los años, escuchar a alguno de tus jugadores recordando una partida o escena en concreto que a mí me pudo pasar desapercibida en su día pero que a ellos les pudo marcar de forma más vivida.

Haciendo buen uso de mi rasgo Diplomático, voy a elegir dos momentos que merecen mi recuerdo rolero a día de hoy, ambos siendo yo jugador.

El primero, por cercanía, es el descenso por una especie de pozo del que colgaban cadenas mientras nos perseguían unas gárgolas de piedra. Mi personaje era por supuesto Bukran el Leviatán, en aquel entonces capitán de una de las Hermandades de Piratas, y jugábamos la precuela de otra campaña, esta vez con el sistema FATE. Y es este sistema el que propició bastantes acciones cinemáticas durante las partidas. En este caso, mi personaje asió una de las cadenas y sujetándose en ella, comenzó el descenso por el pozo corriendo por el lateral mientras despachaba enemigos que caían sin remedio. Siento no poder expresarlo con mejores palabras pero aquel día lo vivimos en plan Piratas del Caribe.

El segundo momento sucedió el pasado 2013 en las jornadas Ludo Ergo Sum. Sin ningún material delante, el señor Steinkel nos sumergió en The Hidden Shrine of Tamoachan, tras una pequeña introducción tomada de The Lost City. Más que éste o aquél detalle, lo realmente inspirador fue la arenga que nos soltó allí, junto al resto de directores de juego, en plan William Wallace justo antes de encaminarse a la que sería su última batalla. Esa partida, en aquel momento preciso, removió de alguna manera mi adormilada conciencia de máster y aquí estamos ahora...

Hasta el próximo día. No olvidéis rolear.