27 de noviembre de 2014

El desafío de los 30 días: Día 27

Día 27
  • ¿Qué juego de rol tienes en tu mesilla?

Mi mesilla es pequeña, así que ahora mismo hay poco más que la funda de las gafas, el radio-despertador y el iPad que me entretiene antes de dormir. No obstante, sí que suelo dejar sobre la mesa del escritorio los libros y cómics recién adquiridos (o prestados) que entran a los primeros puestos en la cola de lectura. Porque, ay amigo como pasen a ocupar un lugar en la estantería. Si llegan allí, es posible que me olvide de ellos y nunca los lea. ¿Procrastinación? ¿Coleccionismo compulsivo? Quién sabe.

Ahora mismo ahí se encuentra Ablaneda, cuya lectura resulta muy agradable aunque a veces tenga que releer una frase en castellano antiguo a causa de la somnolencia mañanera. Entiendo que todos los que estáis leyendo estas entradas sabéis de qué juego se trata pero por si acaso, resumiré algo. En el condado de Ablaneda, que acabó separado del mundo por razones misteriosas, los sentenciados a la soga pueden redimir su condena sirviendo en la Ronda. Una milicia que vigila los caminos, hace de mensajera, investiga crímenes y expulsa duendes. Si se me permite la comparación, una Guardia de la Noche al estilo castellano.

Además del juego mencionado anteriormente, tengo recién comprados dos módulos autojugables de Nosolorol: Plata de ley y Matrioska. El primero es una aventura de Diego López (el portero de fútbol no, el rolero español) ambientada en el lejano oeste y el segundo, de Mario Fernández, es un módulo enigmático del que poco han querido contar sobre su argumento para no destripar nada. Hecho en sí suficiente para que me pique la curiosidad.

La verdad es que aún no he tenido ocasión de probar el afamado sistema Hitos pero sí que me gusta tener recursos de este tipo en el cajón por si un día es necesario jugar un one-shot que no requiera de más preparación que leer. La verdad es que fuera de nuestra campaña tenemos poco margen para jugar otras cosas pero también puede servir para iniciar a neófitos.

Podría avergonzarme delante de vosotros listando todos los manuales que me gustaría leer y no tengo tiempo. Esos de los que hablaba al principio que encontraron su lugar en la estantería y no han vuelto a bajar de ahí desde que los coloqué, pero tampoco era ése el propósito de la pregunta veintisiete, ¿verdad?

Hasta el próximo día. No olvidéis rolear.