22 de noviembre de 2014

El desafío de los 30 días: Día 22

Día 22
  • ¿Has jugado online? ¿Cómo ha sido la experiencia?

Sí, por los pelos. Quiero decir que, si llegan a preguntarme esto hace poco más de un año, habría contestado que no. Por suerte, durante todo el tiempo que llevo en este mundillo siempre he conseguido encontrar un hueco para jugar alguna partida presencial con mi grupo de siempre.

En los primeros tiempos la cosa era fácil, jugábamos partidas durante todo el fin de semana: sábado y domingo enteros - salvo parada para ir a comer a casa con los padres - y en ocasiones incluso los viernes por la tarde al salir de la escuela. Eran tiempos de vino y rosas con diversas partidas a Rune Quest, AD&D y Rolemaster principalmente. Aún recuerdo que nos tiramos una tarde entera haciendo tres personajes para este último.

Luego llegaron la universidad y la vida alegre. El tiempo libre disminuyó radicalmente y aparentemente el cerebro mandaba mayores recompensas en forma de endorfinas cuando salía de copas con los amigos que ante la perspectiva de preparar sesiones de rol.

Aún así, en aquella época de sequía jugamos la Aventura del Mar, comenzamos su secuela, hicimos un testeo de un juego que traía un peculiar sistema (Spirit of the Century - FUDGE), comenzamos la campaña de los Varmandi, la Gran Campaña de Pendragón que se vio interrumpida por la repentina llegada del tercer hijo de nuestro excelso máster. También participamos en el testeo oficial de La Puerta de Ishtar. Vaya, que tampoco estuvimos quietos aunque sí fue un ritmo mucho más paulatino que el que teníamos años atrás.

Y hace poco más de un año, en la que es seguramente la época de menor tiempo libre de mi vida, me apunté a la Gran Campaña de Pendragón por foro de mi amigo Carlos de la Cruz. Nunca había jugado de forma no presencial y, por unas razones o por otras, tampoco había conseguido llegar a término con la mencionada famosa campaña así que ésta era una oportunidad de oro para ello. Ahora mismo la partida se encuentra en pausa por dos buenas razones pero confío en que continuará. La experiencia hasta el momento ha sido grata. Con la ambientación artúrica la gente se mete enseguida en su papel de caballero y comienza a hablar cual hidalgo. Unos de forma más elaborada, otros menos, todos intentamos aportar nuestro granito de arena al espíritu de la caballería y es divertido leer una historia por capítulos semanales en la que tu personaje es uno de los protagonistas.

Hasta el próximo día vuecencias. No olviden rolear.